Buscar

Blog

LA ARQUITECTURA JAPONESA

 

Cuando vemos un edificio del país nipón lo primero que notamos es que los materiales y las formas de las construcciones son totalmente diferentes a las de otros rincones del mundo, como puede ser la cultura europea.

 

La madera es el principal material que utilizan en la arquitectura. Este uso es debido al clima húmedo del país, que generan la necesidad de elevar los suelos y de crear espacios abiertos que favorezcan la ventilación. Además, la madera ha servido a los japoneses durante siglos protegerlos del moho, los tifones y los terremotos.

 

En cuanto a las formas lo que más prima cuando se piensa en un edificio de sus características tradicionales lo que prima visualmente es la rectangularidad y la importancia de los techos. Por eso parecen tan impotentes los edificios y nos parecen tan diferentes a los nuestros.

 

La base de la arquitectura japonesa tiene grandes influencias de la china; sin embargo, entre ambas podemos encontrar grandes diferencias y aspectos que podemos separar entre ambas.

 

Entre las construcciones tradicionales japonesas pueden dividirse en tres categorías: santuarios, templos y casas; podemos tener en cuenta también en cuenta los castillos, teatros y escuelas.

  • Los santuarios: son lugares de culto donde se venera a los kami, dioses sintoístas
  • Los templos: más que para rezar y comunicarse con los kamis, constituyen centros de reunión para la comunidad.
  • Las casas: transmiten una filosofía y manera de ver el mundo muy vinculada a la naturaleza

 

En la actualidad, las influencias occidentales y de otras partes del mundo han hecho que la arquitectura japonesa deje de lado más los métodos y estilos más tradicionales para integrarse en la tendencia global debido a la desaparición de la figura del maestro carpintero a la mayor presencia de los ingenieros y arquitectos europeos.