Buscar

Blog

Los deportes tradicionales de Japón

El deporte constituye una parte esencial en la cultura y sociedad nipona, a través de él educan a los niños en valores como el trabajo duro y el sacrificio para conseguir sus metas. Aunque algunos deportes extranjeros como el fútbol o el béisbol se hayan consolidado entre la sociedad japonesa, sus deportes tradicionales siguen teniendo mucha repercusión.

Sumo. Es el deporte por excelencia de la cultura japonesa, cuenta con más de 2000 años de historia donde surgió y se desarrolló. Nació como una forma de ceremonia religiosa, actualmente sigue conservando algunos rituales tradicionales como el lanzamiento de sal al dohyō (cuadrilátero) para purificarlo antes de empezar el combate.

Karate: Es un estilo de artes marciales nacido en el siglo XIV en las Islas Ryukyu tras la llegada de inmigrantes chinos, su propósito inicial era defender al rey de los ataques de los Samuráis. Los juegos olímpicos de Tokio 2020 van a ser los primeros que incluyan este deporte como olímpico.

Kendo: El Shinai (sable) es el elemento que caracteriza a este deporte, siendo muy similar a la Esgrima. Es el arte marcial más antiguo de Japón, los samuráis practicaban este deporte para mejorar sus habilidades, también se considera que tuvo un origen divino.

Aikido: Es un arte marcial en el que destaca la defensa sobre el ataque, se centra en la neutralización del oponente sin ocasionarle ningún daño, se utilizan armas tradicionales japonesas como complemento para realizar diferentes movimientos. Es un deporte más actual puesto que nace a principios del siglo XX, siendo fundado por Morihei Ueshiba utilizando técnicas de distintos deportes de contacto.

Judo: Es el arte marcial japonés más extendido por todo el mundo, nace como una técnica de autodefensa a mediados del siglo XIX. El objetivo de este deporte es conseguir desequilibrar al adversario en un combate cuerpo a cuerpo. En la actualidad, es un deporte olímpico y es considerado una de las artes marciales más practicadas de todo el mundo.

¿Te atreverías a practicar alguno?